¡CELEBRAMOS NUESTRO 15 ANIVERSARIO!

¡Le devolvemos
su confianza!

-15%

en cada

recuperación de datos

Llámenos 91 804 94 23/ 93 567 70 81

* Promoción válida por tiempo limitado y no acumulable a otras promociones

¿Por qué con Recovery Labs?

Llámenos y empiece a recuperar sus datos:
91 804 94 23/ 93 567 70 81

Llámenos, le asesoraremos personalmente y le
guiaremos en el proceso de recuperación de sus datos

SIN COMPROMISO

Servicio certificado. No se la juegue.

No se conforme con menos. Llámenos:
91 804 94 23/ 93 567 70 81

Principales factores que causan una pérdida de información

Informe 2003

ecovery Labs realizó el pasado año un estudio técnico interno donde se analizaron los diferentes motivos que provocaban la pérdida de datos. Este estudio recoge los datos de los discos duros dañados y distintos dispositivos recibidos en nuestros laboratorios en el transcurso del año pasado.

Los datos obtenidos son sorprendentes, ya que casi la mitad de las pérdidas de datos que se producen son debidas al propio funcionamiento de los discos duros, siendo el error humano la segunda causa en importancia. Los virus, curiosamente, no representan una causa especialmente relevante (7,8%).

Otro dato proporcionado por los propios proveedores de discos duros, es que aproximadamente el 4% de los discos duros que se venden en España, sufren algún fallo durante el primer año.

Estos datos nos demuestran, que por muy avanzado que sea el sistema de copias de seguridad de nuestra empresa, nadie está a salvo de sufrir una pérdida de datos. El 80% de los clientes que nos han solicitado una recuperación de información realizan copias de seguridad regularmente.

Ante estas expectativas Recovery Labs le ofrece su servicio de recuperación de datos, que se ha convertido en un servicio indispensable para muchas empresas y particulares, ya que la información que almacenan en sus discos duros, en muchas ocasiones es vital.

ppales factores perdida info 2003

 

Pérdida de datos

na pérdida de datos, es aquella situación en la que no podemos acceder a datos importantes almacenados en un sistema informático.

Se puede producir por cualquier causa, una avería, un error humano, un borrado accidental o provocado, desastres naturales, incendios, golpes reparar disco duro etc. Las pérdidas de datos tienen su origen más frecuente en las averías físicas, seguido por el error humano.
Son muy diversas la averías que se pueden dar en un disco duro o cualquier otro dispositivo de almacenamiento: picos de tensión, fallos de motor, virusreparar disco duro.
A continuación describimos algunos de los problemas más comunes que llegan a nuestros laboratorios.

 

Disco duro dañado

Disco duro dañado: PICOS DE TENSIÓN

se producen cuando una avería en la fuente de alimentación o una sobrecarga de la red eléctrica, ocasionan una subida de tensión que quema la electrónica de un dispositivo.

Generalmente los componentes de mayor consumo son los que primero se ven afectados, llegando a ser visibles los desperfectos a simple vista. En estos casos, se suelen ver afectadas las bobinas de los dispositivos, que generalmente se alojan en las cabezas y los motores, partes vitales de un disco duro.

En estos casos algunos usuarios confían, en qué un cambio de la electrónica por otra similar pueda solucionar el problema, pero este “truco” solo funciona en contadas ocasiones. Hay que tener en cuenta que una bobina comunicada por un pico de tensión puede quedarse en cortocircuito permanente, pudiendo incluso dañar la electrónica sustituida. Además de los daños que se pueden provocar en la superficie del disco duro debido a la falta de las condiciones adecuadas para su puesta en marcha.

Disco duro dañado: AVERÍAS MECÁNICAS

Los discos duros tienen piezas móviles, que se pueden dañar como cualquier otro aparato.

Los problemas mecánicos más comunes vienen provocados por las continuas dilataciones y contracciones del disco duro, debidas al proceso sucesivo de calentamiento y enfriamiento de los dispositivos. Un ejemplo común es el hecho de que en muchas ocasiones alguien desmonta un disco duro de un equipo para montarlo en un nuevo equipo y deja de funcionar. Esto se debe a que el disco duro ha estado sometido a una tensión durante cierto tiempo, y cede al dejar de recibirla, lo que hace que las cabezas tengan una posición errónea al intentar leer.

Otra avería muy común es la comunicación de alguna de las bobinas que componen los discos. Los hilos que componen estas bobinas van recubiertos de un barniz que los aísla unos de otros, y se puede dañar por las variaciones de temperatura perdiendo el dispositivo efectividad de algunas vueltas al fallar el desplazamiento horizontal, de modo que nuestro disco duro quedaría dañado.

En el caso de producirse comunicación de alguna bobina del motor, el problema se traduce en pérdidas de vueltas de giro, siendo un problema que hace que la recuperación de datos sea mucho más difícil de llevar a cabo.

Las bobinas que menos se ven afectadas por problemas de comunicación, son las lectoras y escritoras que van alojadas en las puntas del cabezal, pero estas cabezas son la partes más sensibles a los golpes o a las paradas inadecuadas y son fuente de multitud de problemas.

Un problema muy común que suele afectar a los cabezales es la degradación del propio soporte magnético, ya que este va recubierto de un finísimo lubricante que con el tiempo va perdiendo sus facultades y degenera en partículas de polvo que acaba tapando los huecos de resonancia de los cabezales, impidiendo que estos puedan leer correctamente.

La más famosa de la averías que afectan a los cabezales es conocida como aterrizaje, o técnicamente “head crash“. Esta avería consiste, en que las cabezas acumulan un exceso de partículas en la zona que está en contacto con el soporte magnético, y acaban erosionándola, con lo que todo el esmalte magnético que contenía los datos desaparece, quedando solo el aluminio de los platos. Responsables frecuentes de estos casos suelen ser el desgaste de los discos, la acumulación de humedad o humo de tabaco.

Disco duro dañado: AVERÍAS LÓGICAS.

Estas averías son muy comunes, y se pueden producir por errores del usuario, acción de virus, bloqueos del sistema, ó acciones de sabotaje interno. En algunos casos, cuando por cualquier motivo, un equipo no responde y es necesario reiniciarlo, se suele producir una descarga de memoria caché o ram, al disco y sí el equipo lleva bloqueado un rato, las cabezas del disco se colocan en la zona de comienzo del disco realizando esta descarga de datos en una zona inadecuada, rescribiendo las tablas de partición y el sector de arranque, siendo luego imposible arrancar el sistema de manera normal.
Un sistema muy parecido a este es el que utilizan los virus para inutilizar los sistemas, atacando estas zonas vitales del disco, generalmente tabla de partición y sector de arranque.

En otros casos, el usuario comete el error de formatear ó particionar una unidad errónea. Este es un caso muy común al instalar segundas unidades en los sistemas, viéndose agravada la confusión si se tienen varias particiones. Otro fallo muy habitual, es el borrado accidental de carpetas ó documentos. Este tipo de pérdida de datos también se puede deber a una acción premeditada.