¡CELEBRAMOS NUESTRO 15 ANIVERSARIO!

¡Le devolvemos
su confianza!

-15%

en cada

recuperación de datos

Llámenos 91 804 94 23/ 93 567 70 81

* Promoción válida por tiempo limitado y no acumulable a otras promociones

Porque cada caso es diferente, tan rápido como necesite:

Llámenos y empiece a recuperar sus datos:

Servicio Standard.

Servicio Urgente.

Servicio 24/7.

91 804 94 23/ 93 567 70 81

Exija las garantías de un Laboratorio Certificado

Llámenos y empiece a recuperar
sus datos: 91 804 94 23/ 93 567 70 81

Nuestro laboratorio está equipado con la tecnología
más avanzada: Cámara Limpia ISO 7 (Clase 10.000)
equipada con cabinas de flujo laminar (Clase 100 y 10)

Recuperar RAID

1. Solicite un presupuesto gratuito para recuperar los datos de su RAID

Póngase en contacto con nosotros y atenderemos personalmente su caso. Le facilitaremos información para recuperar su RAID y de sus preferencias en cuanto a plazos. Si lo desea, también puede solicitar directamente la recogida gratuita de su RAID.
Recuperación 15% Descuento

Solicite un presupuesto

Solicitar presupuesto

¿No quiere esperar?

Solicitar recogida

Recuperar RAID

Iniciamos el proceso de recuperación de datos en función de la fecha de aceptación.

En el 86,15% * de los casos, las recuperaciones están finalizadas antes de 6 días laborables.

(*) Información actualizada con los datos obtenidos durante el primer trimestre de  2015. Plazos calculados, en días laborables, a partir de la aceptación del presupuesto por parte del cliente.

Se otorga una prioridad urgente anticipándose al resto de trabajos y de forma ininterrumpida en horario laboral, hasta que se finaliza el proceso.

En el 100%* de los casos, las recuperaciones están finalizadas antes de 72 horas.

(*) Información actualizada con los datos obtenidos durante el primer trimestre de 2014. Plazos calculados, en días laborables, a partir de la aceptación del presupuesto por parte del cliente.

Prioridad absoluta. Se trabaja el tiempo necesario hasta finalizar la recuperación de datos, 24 horas al día, 7 días a la semana.

Las recuperaciones se realizan en el menor tiempo posible, trabajando en turnos nocturnos incluso en días no laborables.

2. Recogemos su RAID gratis

Solicite la recogida gratuita de su RAID. Puede hacerlo a través de nuestro teléfono de atención al cliente o mediante un sencillo formulario online.

Solicitar recogida on line

Solicite recogida

Llámenos y le ayudaremos

902 109 009

Nosotros le llamamos

Solicitar llamada

INSTRUCCIONES PARA EMBALAR SU RAID

Un embalaje adecuado es necesario para minimizar el riesgo de que un dispositivo resulte dañado durante su traslado al laboratorio.

  • Envuelva el dispositivo cuidadosamente con material antiestático, papel de burbujas, espuma o similar.
  • Utilice una caja de material rígido, coloque una capa de material de acolchado con una profundidad suficiente para que amortigüe cualquier posible impacto. Coloque su dispositivo y cúbralo de más material hasta dejarlo bien protegido. Asegúrese de que el dispositivo queda correctamente encajado para evitar sacudidas durante el transporte.
  • Cierre la caja, precíntela y anote en una zona visible de la misma su número de solicitud.

3. Recuperamos los datos de su RAID

Una vez recibido su RAID en nuestro laboratorio, realizaremos un diagnóstico gratuito de la avería y le enviaremos un presupuesto cerrado.

Con la aceptación del presupuesto por su parte, nuestros técnicos comenzarán a recuperar los datos de su RAID. Cuando hayan estabilizado su dispositivo y siempre que la avería lo permita, le enviaremos un listado con los archivos recuperados. ¡Hasta este momento no tendrá que pagar nada!

Si está conforme con el listado, grabaremos los datos recuperados de su RAID en el dispositivo nuevo que usted haya seleccionado al aceptar el presupuesto y se lo entregaremos a domicilio sin ningún coste adicional.

Recuperamos datos de RAIDs de cualquier nivel

Un RAID, Redundant Array of Independent Disks por sus siglas en inglés y por lo cual adopta su nomenclatura habitual,  o Matriz Redundante de Discos Independientes, es un sistema de almacenamiento de datos que surge con la finalidad de superar las limitaciones de capacidad, seguridad y velocidad que planteaban los discos duros.

Para ello, los sistemas RAID se componen de varias unidades de almacenamiento de datos (discos duros o SSD) que trabajan dentro de una misma unidad lógica. De esta forma el sistema operativo identifica un único dispositivo, al margen de su actividad y comportamiento, y se agiliza así el proceso máquina- disco.

¿Cómo funciona un RAID?

Los sistemas de almacenamiento RAID son dispositivos compuestos por circuitos internos integrados de discos que comparten y distribuyen la información entre ellos para agilizar los tiempos de acceso, posibilitar la recuperación de un sistema en caso de avería de uno de los discos que lo conforman y proporcionar redundancia (repetición de la información contenida que permite reconstruir su contenido a pesar de su pérdida). Esta última funcionalidad se consigue gracias a un principio de restauración y restablecimiento. En caso de fallo de un disco, la información redundante en los discos sanos se utiliza para recomponer los datos del disco averiado.

La tecnología RAID, permite, además, una ventaja adicional con respecto a los discos duros: permite el intercambio de discos “en caliente”. Esto es, no necesita que el sistema se apague para reemplazarlo.

Niveles de RAID

La tecnología RAID puede configurarse de maneras diferentes ofreciendo así, distintas posibilidades y “tipologías” llamadas niveles. Cada una de ellas prima un equilibrio distinto entre velocidad, seguridad y capacidad. No hay un sistema RAID mejor que otro, sino ofertas diferentes ante distintas necesidades del usuario. Saber diferenciarlos es, por tanto, vital para poder hacer una buena elección.
Es el sistema RAID más rápido que ofrece, además, un incremento de la capacidad en función de los discos que lo conformen.

La tecnología RAID 0, es un sistema que requiere de, al menos, dos discos conectados en paralelo entre los que se distribuye la información. Los datos se desglosan y se reparten entre las diferentes unidades de almacenamiento que lo constituyen. Así, sus capacidades se agregan generando un solo y gran volumen en el ordenador y facilitan una gran velocidad en el acceso a los datos.

Frente a estas ventajas que presenta, sin embargo, no permite tolerancia a fallos puesto que no contempla redundancia. Por lo que, disponer de esta característica es posible sólo si se cuenta con una copia de seguridad.

También conocido como espejo. Este nivel de “array” o matriz ofrece una redundancia absoluta, pues la información es constantemente duplicada desde una unidad a otra, proporcionando, en todo momento, una copia de la información que se trata. Así, en caso de avería, la controladora permite recuperar los datos y continuar con el trabajo sin que el sistema tenga que detenerse.

Para ello, este nivel de RAID trabaja con pares de unidades de almacenamiento por lo que, como mínimo, es necesario contar con dos discos. Ampliar su capacidad supondrá incorporar dos discos adicionales que permitan realizar la copia o “espejo” de uno de ellos.

En contrapartida a esta seguridad en la recuperación de la información, la capacidad se ve limitada al disco de menor espacio.

Este nivel de RAID trabaja con, al menos, tres discos. Dos de ellos con capacidad para almacenar la información y a los que se accede al mismo tiempo para llegar hasta ella. El disco restante, estará dedicado al acopio de datos de paridad. De este modo, si existe una avería en uno de los las unidades que conforman este nivel, la información que contenga se regenerará en ese disco de recambio. No obstante, la problemática puede surgir cuando aparece un fallo en otro de los discos, en cuyo caso la información se perdería.

Además, es un sistema que ofrece un alto rendimiento y capacidad.

La diferencia de este nivel con respecto al anterior radica en que éste tipo de tecnología permite acceder de forma individualizada a los discos que conforman la unidad lógica.
Es uno de los sistemas RAID más utilizados. Se trata de una unidad lógica compuesta por, al menos, tres discos. En ellos, la información se distribuye en bandas y cada banda cuenta con un bloqueo de paridad. Esto es, a diferencia del RAID 3, el RAID 5 no destina una de las unidades a la paridad sino que, en cada uno de los discos que lo conforma, reserva un espacio (bloqueo de paridad) para albergar dicha información, quedando así todas ellas replicadas y disponibles para recuperar los datos en caso de ser necesario. De esta manera, se garantiza la recuperación de la información en caso de fallo de uno de los discos, cuyos datos serán duplicados en un disco de recambio. No obstante, no ocurre lo mismo si, antes de que se reconstruya la información en la unidad de repuesto, ocurre otra avería. Una casuística que supondría la pérdida de todos los datos de la matriz.
Este nivel supera en operatividad al RAID 5. Si bien su estructura funcional se asemeja, este nivel de matriz cuenta con una maximización de sus opciones. Aumenta el número de discos requeridos para conformar la unidad lógica de tres a cuatro. Ampliando, con ello, su capacidad. La información está repartida igualmente en bandas entre sus unidades de almacenamiento pero, en lugar de dedicar una alternativa de banda a la paridad, esta tecnología destina dos bandas por disco. Lo que se traduce en un aumento de la seguridad a la hora de hacer frente a una pérdida de datos. Mientras que el RAID 5 soporta el fallo en uno de sus discos, el RAID 6 soporta 2 averías de disco sin que concurra una pérdida de datos. Además, ofrece una regeneración más rápida de la información.