Servicio certificado. No se la juegue.

No se conforme con menos.
Llámenos: 902 109 009

15 años de búsqueda constante de la excelencia en el Servicio

Exija las garantías de un Laboratorio Certificado. Llámenos: 902 109 009

Máxima calidad garantizada en todos nuestros servicios:
Certificación ISO 9001:2008

El 90% de nuestros clientes declaran estar
muy satisfechos con el servicio

El 48% de los casos periciales informáticos se relacionan con la competencia desleal

Abril 2003

Computer World

Según datos de Recovery Labs, empresa especializada en el desarrollo y comercialización de aplicaciones y servicios de recuperación de datos, borrado seguro y peritaje informático, el 17% de los casos para los que se ha solicitado el servicio de peritaje informático es de carácter laboral (uso indebido de Internet, o abusos de material informático) y más de un 48% se refiere a casos de competencia desleal.

El crecimiento e implementación del uso de sistemas informáticos, desarrollado en los últimos años por la empresa española, tiene asociado un constante incremento del número de litigios que requieren peritajes como medio de prueba. El caso de marcha a la competencia de un empleado clave para la compañía puede suponer un problema en la seguridad de la misma. El robo o destrucción de información, la contabilidad, o la base de datos de clientes podría afectar a la supervivencia de la empresa. Cuando se producen estos hechos empleando equipos informáticos, y es necesario demostrarlos ante un Tribunal de Justicia, se hace imprescindible la actuación y el testimonio de peritos informáticos.

 

DELITOS INFORMÁTICOS

Pero, ¿cuáles son los delitos informáticos que con mayor frecuencia aparecen en el mercado? El primero de ellos es la competencia desleal, que supone la marcha a la competencia de un empleado clave para una compañía puede suponer un problema en la seguridad de la misma. El segundo de los casos es el de robo o destrucción de información, la contabilidad o la base de datos de clientes podría afectar a la supervivencia de la empresa. Cuando se producen estos hechos empleando equipos informáticos, y es necesario demostrarlos ante un Tribunal de Justicia, se hace imprescindible la actuación y el testimonio de peritos informáticos. Otro de los casos es el uso indebido de Internet, o abusos de material informático en el lugar de trabajo. En cuanto a los delitos financieros, uno de los más complejos, los documentos en formato informático de previsión financiera y flujos de tesorería dejan huella de las transacciones económicas clave y nos proporcionan una fuente de evidencias para un amplio tipo de investigaciones, auditorias y litigios. El objetivo de estas investigaciones es la ingente cantidad de datos que son necesarios revisar para establecer patrones provistos de significado. Hojas de cálculo que abarquen varios años y contengan múltiples revisiones necesitan considerables dosis de análisis expertos antes de arrojar resultados. La mayoría de los archivos financieros están protegidos con contraseñas y encriptados por motivos de seguridad. Acceder a los mismos durante una investigación exige conocimientos especializados que permiten sobrepasar estos controles. Incluso cuando las contraseñas han sido proporcionadas por el cliente, restaurar los registros a un formato legible a través de medios convencionales puede alterar la prueba debido a macros o fórmulas basadas en fechas contenidas en el documento. Habitualmente, las organizaciones cambian o actualizan el software de contabilidad o los sistemas informáticos. Para restaurar y analizar documentos financieros que abarcan un largo periodo de tiempo es imprescindible un experto para acceder, restarurar y convertir los datos a un formato legible. Los campos y las fórmulas pueden cambiar entre aplicaciones e incluso entre distintas versiones del mismo software, y comprender bien este hecho es crítico para no alterar la prueba cuando se recuperan datos financieros. Otros casos de delitos informáticos son el sabotaje, virus y bombas lógicas; espionaje y acceso a información privilegiada sin consentimiento; y pornografía, envíos de material pornográfico a menores.