Servicio certificado. No se la juegue.

No se conforme con menos.
Llámenos: 902 109 009

15 años de búsqueda constante de la excelencia en el Servicio

Exija las garantías de un Laboratorio Certificado. Llámenos: 902 109 009

Máxima calidad garantizada en todos nuestros servicios:
Certificación ISO 9001:2008

El 90% de nuestros clientes declaran estar
muy satisfechos con el servicio

La Recuperación del Dato Perdido

Octubre 2001

Cinco Días

RECOVERY LABS RECOBRA LOS ARCHIVOS PERDIDOS EN EL DISCO DURO

La Agencia Europea del Espacio lanzó hace poco más de un año desde la base de Esrange (Suecia) un cohete de sondeo para estudiar, entre otras cosas, el comportamiento de las llamas en condiciones de microgravedad. Uno de los módulos llevaba incorporada una cámara sensible a la radiación infrarroja que incluía una memoria de estado sólido de 32 megabytes para almacenar los datos capturados. Se realizaron 12 experimentos y la misión se llevó a cabo con éxito. Sin embargo, durante la fase final de descenso del cohete, el sistema de paracaídas no se activó y el impacto que se produjo al tomar tierra fue tan violento que resultaba imposible leer los ficheros almacenados en la memoria de estado sólido. Los directores del proyecto se pusieron en contacto con una pequeña empresa española, Recovery Labs, para que recuperara todos los datos que se habían recabado durante la expedición espacial. El equipo de profesionales de este laboratorio especializado logró lo que parecía imposible y gracias a él se pudo obtener un retorno completo de la misión científica.

Recovery Labs con sus 11 empleados, ha sido capaz de recobrar información vital para numerosas compañías y organismos. “Entre nuestros clientes se encuentran muchas grandes empresas; este último año hemos recuperado datos al 34% de las sociedades del Ibex 35, a pesar de que algunas de ellas tienen implantadas medidas de seguridad que cumplen perfectamente. Un cúmulo de circunstancias desafortunadas puede ocurrirle a cualquier usuario, es una cuestión de probabilidades”, asegura Galo Mateos, director de operaciones de la compañía.

Entre los problemas más acuciantes que han solventado con éxito figura un hospital al que se logró devolver en sólo dos horas toda la base de datos de donantes y receptores de órganos. También han trabajado para la Universidad Autónoma de Madrid, para el Consejo Superior de Investigaciones Científicas y hasta para Microsoft. En algunos de estos casos el tiempo de respuesta es fundamental; entonces, todo el equipo técnico se vuelca en ese proyecto concreto y trabaja domingos y festivos si es necesario.

Los trabajos urgentes suelen costar alrededor de 1,2 millones de pesetas (12.621 euros) dependiendo del tipo de averías, frente a las reparaciones normales cuyo presupuesto medio ronda las 218.000 pesetas (1.310 euros) para un tiempo de entrega que oscila entre los seis y los doce días.

La compañía, creada hace poco más de dos años, prevé cerrar este año con una facturación de unos 120 millones de pesetas (720.000 euros) y alcanzar los 300 millones de pesetas (1,8 millones de euros) en 2002. No obstante, los directivos de la compañía señalan que su crecimiento “está limitado por nuestra capacidad para transmitir a los usuarios de informática que existe un servicio de recuperación de datos, ya que la gran mayoría de ellos desconocen que existe esta posibilidad”.

 

REPARACIÓN A TRAVÉS DE LA RED

Recovery Labs tiene un departamento de investigación y desarrollo dedicado a crear herramientas y aplicaciones para recuperación de datos. Hasta ahora este departamento sólo había desarrollado hardware y software para uso interno, pero ahora la empresa ha dado un paso más al ofrecer a sus clientes la posibilidad de recuperar sus archivos perdidos a través de Internet. Se trata de un nuevo servicio que se acaba de poner en marcha en colaboración con Lycos y que permite volver a instalar en el ordenador aquellos datos que por un error, virus o sabotaje hayan sido borrados de su disco duro o de algún disquete.

Según Galo Mateos, “este servicio permite a un usuario sin ningún conocimiento especial de informática conectarse con nosotros a través de la web y recuperar la mayoría de los archivos”. Recovery Labs está también presente en el portal español MSN. La prueba piloto se ha realizado durante el pasado mes de septiembre sin coste alguno para los usuarios, pero a partir de ahora se cobrará 4.000 pesetas por sesión hasta un máximo de 12 horas de conexión. En todo caso, este sistema no incluirá las reparaciones que requieran de una intervención física directa en el disco duro.

 

RECOVERY LABS TIENE UN DEPARTAMENTO DE I+D DEDICADO A CREAR NUEVAS HERRAMIENTAS Y APLICACIONES

“Nuestro departamento de I+D está desarrollando además otras aplicaciones de software que pretendemos comercializar on line y herramientas de recuperación sofisticadas que tienen un nicho de mercado entre las entidades públicas o privadas con interés en recuperar información que no puede ser obtenida con las herramientas que se comercializan en la actualidad”, comenta Mateos.

 

DISCOS QUEMADOS Y ATMÓSFERA LIMPIA

Una de las claves para la recuperación de datos es que, a priori, nunca se da nada por perdido. A este laboratorio especializado llegan discos con los síntomas más diversos, desde algunos quemados en un incendio o por los efectos de una tormenta hasta otros atacados por un virus informático o aquellos que, tras un fallo mecánico, algún manitas ha intentado arreglar y ha manipulado hasta dejar sus huellas dactilares bien visibles.

Lo primero que recomiendan los técnicos es que les lleven el material tal cual se encuentre aunque aparentemente parezca inservible. Y, a ser posible, sin tocar y sin haber intentado repararlo, porque en esos casos la recuperación es siempre más complicada y con menos garantías de éxito.

Además, para trabajar con estos discos dañados se requiere una atmósfera aséptica y sin partículas que sólo se puede lograr mediante una cámara especial de flujo de aire laminar.

Un disco duro se puede estropear por variaciones bruscas de temperatura, por una fuerte subida de tensión, por una entrada eléctrica fortuita (un rayo, por ejemplo) o por verter accidentalmente un líquido sobre el ordenador. En todo caso, alrededor del 90% de los casos que llegan al laboratorio madrileño (tiene su sede en Tres Cantos) se recupera, asegura Galo Mateos, director de operaciones de la compañía.